Hambruna sigue siendo alarmante

  • Desigualdad económica es uno de los principales factores, según la FAO

 

 

A pesar de los avances, el Gobierno de Nicaragua debe poner más esfuerzos para que Enabas logre distribuir mejor los alimentos en las zonas afectadas por el hambre y la pobreza, dice experto. LA PRENSA/ARCHIVO

 

Vladimir Vásquez

Nicaragua logró reducir la cifra de hambruna hasta el 20.1 por ciento desde el año 1992 cuando esta representaba un 55 por ciento, según el último informe titulado Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012, publicado por la FAO.

A pesar que la reducción es importante, la cantidad de personas afectadas sigue siendo alta en toda América Latina.

Nicaragua podría cumplir con el primer objetivo de desarrollo del milenio de las Naciones Unidas que exige a los países miembros del organismo reducir a la mitad la cantidad de personas que padecen hambre y pobreza.

Según el representante en Nicaragua de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Fernando Soto, la reducción en el trienio evaluado (2010-2012) es de casi la mitad. “Nicaragua es el país de América Latina y el Caribe que más redujo la subnutrición y el hambre”, aseguró Soto.

“Es muy importante el crecimiento económico y un ritmo de crecimiento que no se reduzca, pero también son importantes políticas públicas que disminuyan la desigualdad”, explicó Soto a LA PRENSA.

Las personas más afectadas por estas desigualdades se encuentran en el conocido corredor seco de Centroamérica conformado por El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, dijo el representante del organismo.

“Es calamidad nacional”

El economista René Vallecillo dijo que la cifra sigue siendo demasiado alta y la consideró una “calamidad nacional” pues indica que con “una persona que sufra hambruna es algo que debería preocupar a las autoridades y a la sociedad”.

Vallecillo explica que a pesar que la macroeconomía en Nicaragua mantiene una buena salud, este informe indica que la distribución de las riquezas sigue siendo desigual.

“Las políticas públicas deberían prever que no se den estas situaciones”, asegura el economista quien considera que el Gobierno hace un buen trabajo, pero que debería poner más esfuerzos para que Enabas logre distribuir mejor los alimentos en las zonas afectadas que son en su mayoría las más alejadas del casco urbano.

Reducción es mundial

En el mundo hay 16 millones de personas que ya no padecen de hambre, pero el Oficial Principal de Políticas de la Oficina Regional de la FAO, Adoniram Sanches, dijo que “si bien América Latina y el Caribe es la región que más ha avanzado en reducir el hambre a nivel mundial, en los últimos años la tendencia en la reducción se desaceleró producto del impacto de las crisis económicas”.

 

El informe muestra que un 8.3 por ciento de la población no ingiere las calorías necesarias para llevar una vida sana en América Latina.

“Esto no se explica por una insuficiente producción o por falta de abastecimiento alimentario, sino que se debe fundamentalmente a la falta de acceso a los alimentos por parte de un sector importante de la población que no cuenta con ingresos adecuados”, explicó Sanches durante la presentación del informe en Chile.

Tomado de

http://www.laprensa.com.ni/2012/11/23/ambito/124857-hambruna-sigue-alarmante


Comments are closed.