A MI UNIVERSIDAD

Mi profesor, en la facultad de ciencias jurídicas de la UCA escribió esto vale la pena leerlo

A MI UNIVERSIDAD

Estimada UCA: Quienes conocen mi voz, sabrán reconocerme. La Universidad tiene su esencia en los Estudiantes y en los Docentes. En ese binomio, nos acompañan personas muy importantes que permiten que nuestra labor académica pueda llevarse mejor, ellos son los trabajadores y el personal administrativo.

Hoy 31 de Julio del 2018, Día del Fundador de los Jesuitas, San Ignacio de Loyola, (y día de mi cumpleaños también), nos llegó el equilibrado comunicado denominado “SUSPENSIÓN DE LABORES POR EL MES DE AGOSTO”. Que al saberlo leer la Comunidad Universitaria, lo entendemos como las medidas de chantaje y castigo que sólo nuestra Universidad recibe, y que es el precio que paga por no doblegarse ante los dioses de barro, y por mantenerse firme en sus valores, principios y convicciones.

El precio que paga nuestro Rector por interpretar fielmente el sentir de una comunidad que él preside. Que el 18 de Abril y el 30 de Mayo al abrir sus portones, sólo Dios sabe cuántas vidas salvó. El Padre Idiáquez con la colaboración del personal abrió sin pensarlo las puertas para que el 30 de Mayo ingresaran en esa noche sangrienta, más de 5000 almas, que de no haber sido por ese refugio y ese velar que también salieran ilesos, quién sobre cuántos muertos estarían bailando ésos que se escaparon del averno.

Hoy creen castigarnos. Y junto con las generosas felicitaciones de mis Estudiantes, también en privado me expresaban su angustia por el futuro de nuestra Universidad.

La UCA no está hecha ni de ladrillos, ni de hierro ni de cemento. La UCA está hecha de sentimientos, de amor, de exigencia en la academia, de mística, de humanidad, de verdaderos valores humanos y cívicos que no sólo quedaron demostrados en estos días de dolor con la valentía de nuestros estudiantes, ya que también se sienten al caminar por la Pasarela, al ver a profesores cargados de equipos y corriendo ansiosos para dar lo mejor; por muchachos que llegaban ávidos por nutrirse de los mejores conocimientos, y que nos daban resultados que llenaban nuestra alma… porque también ahí, estábamos haciendo Patria.

¿Quién nos va a quitar lo que es nuestro? ¿Cómo van a arrancar los valores ignacianos escritos de manera indeleble en el sentir de un verdadero UCA? ¿Díganme cómo intentaran doblegar lo que está forjado con honestidad, con un amor que sólo lo entendemos los que hemos dado nuestra vida por la UCA?

El dinero es el medio, pero nunca el fin. El dinero nos facilita la gestión académica, pero no la compra ni la sustituye. Y es por eso que humildemente quiero dar el primer paso y decirles a las Autoridades de nuestra Universidad y a mis estudiantes:

QUE ESTOY DISPUESTO A SEGUIR DANDO CLASES SIN RECIBIR UN SOLO CENTAVO. CON EL MISMO NIVEL CON QUE ME CONOCEN, CON LA MISMA EXIGENCIA Y CUMPLIMIENTO QUE HE DEMOSTRADO. HE TOMADO LA DECISIÓN DE DAR LAS CLASES SIN RECIBIR EL PAGO DE MIS HONORARIOS.

No le puedo pedir a todos los profesores que hagan lo mismo. Pero algo en mi interior me redarguye y me dice que la UCA no perecerá por falta de profesores ni por falta de alumnos. Y también sé que los Egresados buscarán la manera para ayudar a uno o más Estudiantes, en especial a los que provienen de Departamentos y son de escasos recursos, para que puedan sobrevivir de manera digna y hacer frente a los únicos deberes que tendrán, y serán los académicos. Y a esta gran lección que hoy propongo, sé que muchos nos apoyarán, que la hidalguía de este Pueblo dentro y fuera del país, se hará presente, que la solidaridad se demostrará con generosidad una vez más, y así como el Señor multiplicó los panes y los peces, LA UCA NO PERECERÁ.

Sé que a esta iniciativa se sumarán Padres y Madres de Familia, y todo ciudadano de convicción, y podremos demostrar a aquellos que pretenden cerrarnos, QUE SOMOS UCA y que aquí no se rinde nadie.

No renunciaremos por aquello que nos corresponde por mandato constitucional, que sabremos pelear por lo que nos corresponde y con las armas del civismo, de la civilidad, de la dignidad y del Derecho.

Nuestra UCA no está hecha de dinero y de intereses políticos, nuestra UCA saldrá adelante sobre los hombros de todas y todos aquellos que demostraremos en qué consiste ese lema que no es slogan: SOMOS UCA!

Otra vez como ríos caudalosos, se volverá a llenar el cauce de tu Pasarella y de tus aulas, con el agua fresca y pura de tus estudiantes y profesores. En la UCA nos dirige el Señor! Y si esto es del Señor, entonces prevalecerá!

EN TODO, AMAR Y SERVIR

Martes 31 de Julio del 2018

Fuente: Enviado por WhatsApp.


Comments are closed.