No hay oposición política en Nicaragua.

Nos encontramos en un año de electoral, y para muchos nicaragüenses todavía no encuentran la opción que pueda ayudar al proceso democrático, si bien en Nicaragua muchos partidos dicen ser la opción, la verdad es que los miembros que lo componen son personas con un historial político no muy claro que dejan mucho que desear y esto trae la desconfianza de ese porcentaje poblacional que todavía no se decide.

No existe una estrategia política que pueda hacer frente, al partido de gobierno, y más que eso ni la misma oposición se organiza para tomar una decisión en conjunto, siguen creyendo que son tan poderosos como el partido de gobierno o que tendrán la misma suerte con las elecciones de 1990’s error grandísimo en el que están.

Cual es la diferencia del ayer al hoy?

El ayer, una guerra, un país sumido en la miseria producto de la guerra, miles de jóvenes muertos, lo que obligo a la gente a tomar una decisión de no más guerra, aquí muchos siguen engañados que fue el partido, la coalición la que gano, no señores aquí quien decidió el cambio de la historia fue el pueblo que no quería más guerra y por eso gano una oposición.

El hoy, un partido político que a pesar que mantiene unos niveles de corrupción a todos los niveles al igual que los gobiernos anteriores de alguna manera los índices económicos reflejan que el país camina, y lo más claro es la cantidad de inversiones extranjeras que se reflejan en construcciones de hoteles, fabricas, zonas francas etc.

Ante esto no es el mismo partido de los 80’s, es un partido más inteligente que la oposición misma, como llego a tener más del 50% de votos de la asamblea nacional, es una muestra clara del poder que tiene el actual partido de gobierno.

Ante esto, los pequeños partidos políticos, liderados por cadáveres políticos, creen hacer frente con marchas raquíticas, manipulación de la clase obrera más pobre, clase inocente que lo único que buscan es tener un lugar de trabajo y poder llevar el pan a su casa, pero para estos líderes políticos siguen creyendo que esta clase obrera la tienen en la palma de la mano, y no es así.

En el norte del país, una zona afectada por la guerra, es una zona que a pesar de haber pasado más de 26 años siguen siendo zonas pobres que tratan de manipularlas infundiendo el fantasma de la guerra, creyendo que con imaginar pequeños grupos armados van a levantar un país, no señores están equivocados, si esta es la estrategia que tienen para poder vencer al partido de gobierno, lo que están creando es un partido con más poder, no es la guerra que deben llevar a las zonas menos desprotegidas, sino la educación, salud, desarrollo, que vean que hay otros partidos que se interesan en el desarrollo de esa zona y verán que la balanza puede cambiar.

Con la actitud de hoy, estos partidos de oposición lo único que hacen es quedar cada día mas relegados en el ámbito político dando paso a una dinastía que podría durar más de 20 años, y que no van a poder hacer nada porque no están cultivando la democracia en las nuevas generaciones.

Que espera la oposición, seguir con sus gritos de no libertad de expresión, eso es lo más chistoso, porque en Nicaragua la libertad de expresión existe, los medios opositores pueden decir lo que quieran, incluso difamar al gobierno como les da la gana sin prueba alguna y todavía dicen que no hay libertad de expresión, pero con esto creen que convencen a la gente y más haya a la opinión pública.

Es momento y todavía están a tiempo de realizar cambios en las estructuras políticas de sus organizaciones, definir un plan que desenmascare la corrupción actual del gobierno, darle oportunidad a nuevos líderes políticos que no tengan un pasado sucio con el que tienen los actuales líderes políticos, jueguen limpio en las elecciones, eso llevara a crear unas fiestas democráticas en paz para el país.


Comments are closed.