Cansados del litigio por Harbour Head

  • “Costa Rica levantó dique y a nosotros los nicaragüenses no se nos permite pisar nuestro territorio”, afirman ciudadanos en Río San Juan

Los pobladores del municipio de San Juan de Nicaragua observaron con preocupación durante unos 12 días el levantamiento de un dique que Costa Rica realizó en una parte del caño que históricamente dividió a Nicaragua de la vecina del Sur, con material que fue helitransportado a la zona en conflicto de Harbour Head, cuya demanda se ventila en la Corte Internacional de La Haya.

Los pescadores consideran una violación a la soberanía nicaragüense, especialmente el movimiento aéreo descargando material para cerrar el caño que, según el encargado de la obra del dragado del río San Juan, Edén Pastora, fue limpiado sobre su curso histórico; pero en la zona actualmente no se permite el paso. Nicaragua mantiene su vigilancia militar a través de un puesto de control en El Diamante, frente al área en disputa y Costa Rica lo hace cerca del mojón de Punta Castilla, en el sector de Aguadulce.

Según el pescador Felipe García Chavarría, todavía durante la pasada Semana Santa observaron a los helicópteros ticos que descargaban, cada 15 minutos, material en el lugar con el cual bloquearon una parte del caño cerrando su curso hacia la laguna Harbour Head.

“Siempre hemos pescado en esa zona y ahora tenemos problemas, los militares controlan el paso para nuestras labores de pesca, en un territorio que es nuestro, ojalá pronto se resuelva ese problema”, ansió el pescador.

Costa Rica demandó a Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, en 2010, por una supuesta invasión en ese país a la zona de Harbour Head —que Nicaragua alega le pertenece— sitio que para los costarricenses se llama Isla Portillos o Isla Calero, una zona fluvial cercana a la costa del Caribe.

Edgar Coulson Molina,  habitante de San Juan de Nicaragua.  LAPRENSA/ARCHIVO

Edgar Coulson Molina dice haberse sorprendido porque Costa Rica está haciendo uso del área en disputa con los trabajos realizados por la aviación, “mientras nosotros los nicaragüenses que estamos en nuestro territorio no podemos ni ir a pescar, no podemos pasar la playa. Inclusive yo trabajo para una ONG con el monitoreo de las tortugas y no podemos ir a ese lado, tenemos tres años de no poder dar un diagnóstico para saber lo que está pasando con la tortuga”.

En la zona en disputa solo es visible el bosque tropical y la bandada de garzas y aves migratorias. A un kilómetro aproximadamente de donde el caño histórico parte del río San Juan, se encuentra una casona que se pierde entre el monte que pertenece al nicaragüense Agustín Reyes Aragón, supuesto líder de la banda que habría usado la zona de Harbour Head para traficar drogas, encubriéndose desde Costa Rica. La detención fue hecha por fuerzas militares nicaragüenses cuando iniciaron las obras del dragado en el 2010.

DIFÍCIL GEOGRAFÍA

El embajador de Nicaragua en Holanda y representante ante la CIJ, Carlos Argüello, señaló ayer al alto tribunal que en su opinión “el área en disputa presenta numerosas dificultades geográficas”, que “las imágenes y mapas no son sustituibles” y que es “necesario el chequeo directo sobre terreno”.

Nicaragua presentó ayer ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sus conclusiones orales en la disputa fronteriza que desde 2010 le enfrenta a Costa Rica, por supuestos daños ambientales al nicaragüense río San Juan. Estas conclusiones siguen a la efectuada el martes por Costa Rica.

Argüello ha destacado que en el informe encargado por Costa Rica a un experto británico se “recomienda el análisis sobre el terreno directamente”.

Ese documento al que se refirió el diplomático nicaragüense fue elaborado por el profesor de Geografía Física de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), Colin Thorne, y forma parte de la documentación presentada por el Gobierno de San José ante la CIJ.

Argüello indicó que numerosas autoridades han trabajado en el área en disputa, al tiempo que reconoció que esa diferencia “no se solucionará hasta que no se concrete una autoridad encargada de analizar el territorio”.

MOLESTOS POR LIMITACIÓN DE DESPLAZAMIENTO

Para el poblador Edgard Coulson, “Harbour Head, toda la vida ha sido de Nicaragua (…), cómo no nos vamos a sentir molestos cuando antes transitábamos para allá y para acá y ahora no podemos movernos como antes lo hacíamos. Los militares nos han dicho que de la Boca de San Juan hacia el Sur no pueden andar ni los civiles, no entiendo por qué los ticos nos van a prohibir a nosotros caminar en nuestro territorio. Esperamos que eso se resuelva lo más pronto posible”, anheló.

Las mujeres sanjuaneñas también expresan su preocupación. La caribeña Zoila Páramo Molina dice tener sus orígenes en el desaparecido Greytown, donde nació su madre Gladys Molina. A su juicio, el conflicto vecinal “es duro porque Costa Rica nos ha dado mucho pleito con el San Juan, además la carretera que construyeron los ticos (…) han querido el río. Como contaba mi mamá cuando estaba chiquita, los ticos se robaron una punta de Barra del Colorado, eso era nica, entonces cómo van a querer quitar todo, no se puede. Mi madre me decía que isla Calero (Harbour Head), le pertenece a Nicaragua”.

Adonis Coulson  dice que los nicas   se sienten prisioneros en  San Juan de Nicaragua.   LAPRENSA/JORGE TORRES

Adonis Coulson resiente que los pobladores de San Juan se sientan prisioneros en su propio territorio y espera una pronta solución al litigio porque anhelan la armonía y convivencia vecinal que años atrás mantuvieron con las comunidades de la vecina nación.

Refirió que se les impide el paso por Sarapiquí, Barra del Colorado, donde mantenían relaciones comerciales y de recreación. Explicó que los sanjuaneños que incluso tienen familiares “al otro lado” tienen que viajar por puntos ciegos como La Tigra, ante los controles y prohibiciones de las autoridades militares nicaragüenses.

“Esperemos que esto llegue a una conclusión y las relaciones vuelvan a normalidad y la calma, porque para el turismo la mayor entrada es Costa Rica”, apuntó.

Coulson sugirió a las autoridades que “deben flexibilizar el trato a nosotros, si queremos ir a hacer un tour de noche para caimanes o lagartos no podemos y es una demanda de lo turistas, desde las cinco ya no podés salir”.

Consideró que “si La Haya autorizó que estén tirando con aviación esos materiales allí, no sé con qué fin, porque si uno hace un trabajo se tienen que ver las repercusiones que va a traer, lo que nos preocupa es que vemos que es una cosa de no acabar, se puede prolongar por años”, advirtió.

TICOS NO PROBARON EL SUPUESTO DAÑO AMBIENTAL

Según el diplomático nicaragüense Carlos Argüello, “Nicaragua ha trabajado en el área durante décadas”, un territorio que en su opinión “no estuvo en disputa hasta 2011”, al tiempo que destacó que le consta que “la primera vez que las autoridades costarricenses entraron en el área en disputa fue en octubre de 2010”.

El abogado de Nicaragua, Paul Reichler, rechazó los argumentos de Costa Rica que acusan a su defendido “de causar daños en territorio costarricense”. También dijo que “Costa Rica tenía conocimiento del plan de Nicaragua para limpiar la parte baja del río que le impedían su navegación”.

Afirmó que “el plan que Nicaragua diseñó” estaba “únicamente destinado a limpiar los sedimentos del río” y que el propio Sergio Ugalde, embajador de Costa Rica en Holanda, reconoció estos hechos en sus conclusiones del martes.

Agregó que el informe de Thorne habla de “daño potencial” pero “no de ninguna evidencia de daños”. En esta línea también aclaró que “no le constan daños en el río Colorado ni ningún otra parte de territorio costarricense” y que el vecino país “no ha podido presentar ninguna evidencia” en este sentido, por lo que a su juicio su reclamo “no se sostiene”.

Nicaragua terminará de presentar sus últimas conclusiones orales hoy jueves, mientras que Costa Rica cerrará el viernes el período de audiencias públicas, según el calendario de la CIJ.

Se trata de las últimas audiencias públicas que celebra la CIJ en el caso, antes de comenzar, a partir del 1 de mayo, el período de deliberación sobre el caso, que normalmente dura entre cuatro y seis meses, de acuerdo con las fuentes jurídicas consultadas.

http://www.laprensa.com.ni/2015/04/30/nacionales/1823968-cansados-del-litigio-por-harbourhead-cansados-de-litigio-por-harbour-head


Comments are closed.